telefono

Fono Coagra: 600 3 200 200

Síguenos en Facebook
Estás en:
Noticias > Revista Coagra > Artículos Destacados > A cuatro años de su promulgación, la Ley de contratos agrícolas aún no logra ser implementada en su totalidad

Novedades

A cuatro años de su promulgación, la Ley de contratos agrícolas aún no logra ser implementada en su totalidad

A cuatro años de su promulgación, la Ley de contratos agrícolas aún no logra ser implementada en su totalidad

Martes, 21 Noviembre 2017

Esta ley que busca fomentar y reglamentar los contratos entre productores y agroindustria es vista como un gran aporte al sector agrícola.


Fomentará la participación de nuevos actores y reglará un terreno que estaba en tierra de nadie. Sin embargo, hay un retraso en la ejecución del registro on line de contratos. Por: Constanza Henríquez En la agricultura un tema recurrente es el “tipo” de contrato que se establece entre el productor y la agroindustria. La desconfianza y poca seguridad en esta materia ha traído como consecuencia que los productores no adhieran a este tipo de instrumento, en especial porque no se respetan. De este modo, celebrar contratos entre ambas partes y que estos se cumplan es algo poco común por estos días en este rubro.


LA HISTORIA

La tramitación de la Ley 20.797 que trata del Registro Voluntario de Contratos Agrícolas, se inició por Mensaje Presidencial en el año 2013 durante el gobierno de Sebastián Piñera. Según cuenta Magdalena Matte, abogada de Coagra, “en dicho mensaje se reforzó la idea de que se debía privilegiar la agricultura bajo contratos, entendiendo que esto traería enormes beneficios para toda la cadena productiva y para el posicionamiento de Chile como potencia agroalimentaria”.
Finalmente la ley fue promulgada en diciembre de 2014. Dicha ley establece un sistema de inscripción voluntaria de contratos de compraventa con entrega a plazo de productos agrícolas, cosechados o pendientes, siempre y cuando se trate de la primera transacción entre el productor y un agroindustrial o intermediario.
En la Ley se señala que la inscripción de los contratos se materializaría a través de un registro público electrónico, voluntario, único y nacional cuya implementación estaría a cargo del ministerio de Economía. En tanto, el Reglamento que entró en vigencia en septiembre de 2016 estableció que para el registro operara se necesitaba una plataforma electrónica.
En una primera etapa se dijo que dicho registro estaría listo para operar en el primer semestre de este año. Luego el ministerio de Economía dijo que en el mes de septiembre estaría funcionando, situación que al día de hoy no ocurre.


EL ESPÍRITU DE LA LEY

Para la abogada de Coagra, “la Ley busca fortalecer la operatoria de estos contratos, estableciendo que una vez que se encuentren registrados, deberán ser respectados por terceros, los cuales serán solidariamente responsables con el productor, en caso que no respeten los contratos debidamente registrados”.
A lo que agrega, “la Ley fomenta que el productor pueda negociar condiciones previas a la toma de decisiones de las siembras que requieren de una importante inversión, reduciendo el riesgo comercial en el área agrícola. Refuerza asimismo, la importancia para las partes de contar con certeza jurídica en las relaciones comerciales en el agro, estableciendo importantes sanciones a quienes incumplan los acuerdos reflejados en los contratos”.
Para el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), Ricardo Ariztía este es un sistema “que le da prestigio al procedimiento de contrato en la agricultura”.
Este proyecto fue impulsado y liderado por la SNA y a juicio de Ricardo Ariztía “es una garantía de seriedad. Habrá que redactar los contratos con ciertas cláusulas que le den seriedad y que tengan algún tipo de sanción por incumplimiento. Además de arbitrajes que eviten conflictos entre los agricultores y la agroindustria en general”.


¿QUÉ SE GANA?

Para muchos lo positivo de esta Ley es que se facilitará el acceso al financiamiento a los productores. Así piensa el gerente general de Banagro José Francisco Larraín: “Una vez que la ley esté implementada muchos clientes que actualmente no logran levantar financiamiento porque sus contratos no tienen el peso necesario, con el registro se les va a facilitar”.
José Francisco además señala que “desde que el contrato ya esté subido en el registro y la información sea pública, se le entrega la seguridad a la institución financiera de que el contrato que estoy financiando no ha sido cedido a un tercero, seguridad que hoy no se tiene”.
“Por otro lado con esta Ley se le da a esta garantía mayor formalidad definiendo los mecanismos para resolver eventuales arbitrajes o diferencias que pudieran haber entre agroindustria y productor”, explica el gerente general de Banagro. Según cuenta José Francisco para Banagro la puesta en marcha del registro es “una tremenda oportunidad, ya que actualmente el 20% del financiamiento que Banagro entrega a sus clientes es a través del financiamiento de contratos y esperamos que a partir de la implementación de esta nueva ley, el contrato tome una mayor relevancia en la evaluación crediticia de cada cliente, permitiéndonos así llegar con este tipo de financiamiento a un mayor número de productores”. Para Ariztía las ventajas están en “tener una relación comercial mucho más expedita, eficiente y amigable lo que contribuye a las buenas relaciones en general del comercio agrícola”.
Se cree que las agroindustrias más favorecidas serán la de cultivos anuales como la avena, raps, el trigo blanco, el maíz, etc. Esto porque hoy tienen una penetración de financiamiento menor, en especial en aquellos cultivos donde hay varios poderes de compra, ya que con esta nueva ley el financista tendrá un mayor respaldo legal sobre el cultivo financiado en la eventualidad que el contrato no se respete.
A diferencia de los productores de frutales, que tienen parte del financiamiento resuelto con la misma exportadora que le anticipa al productor parte de la liquidación final de la fruta, como medida de fidelización y así cumplir con sus programas. José Francisco de Banagro declara que “en las conversaciones que hemos tenido a la fecha con los diferentes actores, se ha notado un importante interés en apoyar esta nueva ley en la medida que la implementación se haga de manera ordenada resguardando los distintos intereses, como por ejemplo, aquella información que puede ser más confidencial entre las partes, así se le dará más formalidad y peso legal a los contratos y con esto acceso a financiamiento a productores que hoy día no tenían la opción de hacerlo”.


LO QUE PREOCUPA

Hay puntos que levantan alertas para algunos. Uno de ellos es el hecho de que toda la información del contrato sea pública y esto incluye a terceros. Para José Francisco Larraín de Banagro una de las claves del éxito de esta nueva ley es que, “nosotros como industria financiera tomemos un rol activo empujando a que estos contratos se registren, y para eso creemos que hay cierta información que debe ser manejada de manera confidencial, de manera de resguardar los intereses de las partes”.
Junto con lo anterior una de las alertas que han surgido es que el precio que se establezca en el contrato debierá ser público. Ante esto la abogada de Coagra declara lo siguiente: “Efectivamente un tema sensible es el de darle publicidad a los precios de los productos, pero en la discusión parlamentaria prevaleció la idea de que el precio, o el mecanismo para determinarlo, no es parte de la información que debe hacerse pública en el registro”.
Por su parte el presidente de la SNA Ricaro Ariztía explica que el Registro no obliga a publicitar el precio como monto determinado sino que “precio se entiende como cualquier fórmula que establece cómo se va a obtener el precio final.
Llámese bolsa, precios internacionales, entre otros. Siempre hay fórmulas que determinar un precio y eso es lo que tiene que estar establecido en el contrato”.
La escasa difusión también es una arista que se ha criticado. Se dice que hay escaso conocimiento por parte de los diferentes gremios a lo ancho y largo de nuestro país. En un reportaje de marzo de este año en la Revista Campo de El Mercurio el ministerio de Agricultura explicó que el contenido de la ley se expondrá en las mesas de los diferentes rubros que coordina el ministerio y que había que evaluar una difusión más masiva.


EN ESPERA

El último plazo que el ministerio de Economía dio a conocer públicamente para la implementación del registro fue septiembre de este año. Sin embargo a la fecha aún no hay señales de que esto en el corto plazo esté operativo. “En una primera etapa se dijo que dicho registro estaría listo para operar en el primer semestre de este año.
Luego el ministerio de Economía dijo que en el mes de septiembre estaría funcionando, situación que al día de hoy no ocurre”, sostiene el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura Ricardo Ariztía. Ricardo detalla que la licitación del reglamento se hizo en junio de este año a través de Mercado Público. “Se presentaron algunos reclamos al respecto y el hecho es que todavía no se tiene claridad sobre el futuro de esta licitación”, explica.
A lo anterior agrega, “el ministerio de Economía quedó a cargo de la implementación del registro. Para ellos no debiese ser un tema engorroso porque no son cientos de miles de contratos agrícolas”. El ministerio de Economía consultado sobre la implementación del reglamento comentó que la Ley de contratos no es un tema que competa a este ministerio. En tanto el ministerio de Agricultura tampoco se refirió al tema. A pesar de todo Ricardo Ariztía sigue optimista respecto al funcionamiento del reglamento. “Es un proceso que demorará un tiempo conocerlo y tomarle confianza. Va a haber una marcha blanca, que espero sea menor a todo este proceso dilatorio que ha tenido la formación del reglamento y las licitaciones”.

Buscador de productos

banners-chico--contacto

banagro_banner
banners-chico-combustible